Ya son dos meses juntos

Hoy día 28 se cumplen 2 meses desde que Jaco llegó a mi vida. Exactamente el día 28 de Marzo, recorrí una distancia de unas 2 horas de coche para recogerlo de manos de su criador. Nuestros dos meses de vida juntos se resumen en todos y cada una de las entradas de este blog, pero como homenaje he hecho el siguiente video con varias de sus fotos desde pequeño hasta ahora.

Categories: Vida diaria, Videos | 3 Ladridos

Ringo, un Beagle desde Monterrey (México)

Todavía sigue la encuesta sobre si abrir una sección de amigos de Jaco, para colgar sus fotos, y saludos, y ya tenemos a alguien más que nos envía sus fotos.

Esta vez os presento a Ringo, es un precioso Beagle tricolor propiedad de Liliana. Fue un regalo de cumpleaños, y esperamos que la llene de alegría durante muchos años. Ringo cumple hoy 2 semanas en casa de Liliana, y por lo que nos ha contado en los distintos comentarios y correos, es muy alegre y juguetón, le gusta estar en un parque cercano en donde lo suelen sacar a pasear, y allí juega con los niños vecinos. Aquí os dejo las 2 fotos que nos ha enviado, la verdad es que es un cachorrito precioso, con tan solo 2 meses. Disfruta todo lo que puedas de él, y saca muchas fotos ahora, que crecen a toda pastilla, mira Jaco.

Saludos desde España, ya os consideramos a Ringo y a ti Liliana, nuevos amigos de Jaco, y míos también.

P1030168.JPG

Ringo en el parque, recién llegó a su casa, hace 2 semanas.

Ringo en el patio.jpg

Ringo cumple hoy 2 meses. ¡FELICIDADES!

Categories: Amigos | 8 Ladridos

Fito, el primer amigo desde Colombia

Antes de que termine la encuesta que estamos realizando, sobre la página de amigos dentro del blog, nos llegan mensajes y comentarios de seguidores del otro lado del Atlántico. Uno de esos seguidores es Alejandro, que vive en Colombia, y que me ha enviado por correo-e una fotos de Fito, su Beagle, que por lo que tengo entendido es de la misma edad que Jaco; así que Fito y Alejandro, son oficialmente los primeros amigos de Jaco, y míos,  a través de la red.

Fito es un perro muy fuerte, porque tuvo parvovirosis recién llegado a casa de Alejandro; pero gracias a la medicación, al cariño, y las atenciones de Alejandro ahora es un cachorro sano, y que seguramente da muchas alegrías a su dueño. Os dejo unas cuantas fotos que nos ha mandado.

Imagen 071.jpg

Fito y Alejandro

Imagen 109.jpg

Fito un cachorro "relindo"

Imagen 110.jpg

Fito observa atento

Categories: Amigos | 3 Ladridos

Libertad perruna, ¡YA!

Aunque no tenga nada que ver con Jaco, o conmigo porque no vivimos en Madrid, he considerado necesario apoyar desde aquí las protestas de propietarios de otras mascotas en Madrid. Aquí os dejo un foto de la protesta de hoy, y enlaces a la noticia de los 3 diarios más importantes de España.

20090526elpmad_1.jpg

ÁLVARO GARCÍA - 26-05-2009 en www.elpais.es

El Mundo
El País
ABC

Categories: General | 1 Ladrido

La última trastadas de Jaco

Jaco es un precioso Beagle de 13 semanas de edad, y es tan solo un niño…. 1, 2, 3…..,10.

Jaco es un precioso Beagle de 13 semanas de edad, y es tan solo un niño…. 1, 2, 3…..,10.

Jaco es un precioso Beagle de 13 semanas de edad, y es tan solo un niño…. 1, 2, 3…..,10.

Esto que veis arriba, es un mantra que he tenido que usar para calmarme después de un pequeño suceso que hemos vivido en casa, os cuento. Como casi todos los días, después de que hayamos comido los dos, y después de haber estado jugando en casa con él durante más de media hora, intento disfrutar de un pequeño descanso antes de volver al trabajo. Para ello, me quito los zapatos y me tumbo todo lo largo que soy en el sofá.

En muchas ocasiones Jaco decide acompañarme, ya lo habéis podido comprobar a lo largo del blog, pero ayer no le apetecía, tenía una tarde “marchosa”. En un momento dado, el sueño me venció, y eche una cabezadita de no más de 10 minutos; lo justo para recuperar fuerzas y seguir con la dura jornada laboral.

Cual fue mi sorpresa, cuando al ir a ponerme los zapatos, uno de ellos había desaparecido. Todas las alarmas sonaron en mi cabeza, pues llevaba un rato sin oír al orejón. Me temí lo peor. Empece a buscar a Jaco, y a mi zapato, y que me encontré…., pues esto.

zapato.jpg

Así tenía Jaco el zapato cuando lo encontré

No me quedó más remedio que repetir el mantra que encabezan estas lineas, porque Jaco al fin y al cabo no es más que un niño, con ganas de jugar, y entretenerse con lo que pilla. El que se merecía una lección, que creo haber aprendido con el sacrificio de un par de zapatos, era yo, por haber dejado al alcance de un cachorro algo tan atractivo para él como un par de zapatos; a partir de ahora prometo tener más cuidado, o si no dentro de poco tendré que ir descalzo a trabajar.

Categories: Tiernos orejones, Vida diaria | 4 Ladridos

Jaco y las comidas

El otro día uno de los habituales del blog me sugirió que hiciera una entrada hablando de Jaco y su comportamiento frente a la comida. Como soy muy aplicado, y es un tema del que todavía no he dicho nada, ahí queda eso.

Desde el primer día que Jaco llegó a mi vida, he estado alimentándolo con pienso, o lo que se conoce como “comida seca”. También desde el primer momento, y debido a que había leído que los Beagles no comen, sino que devoran, y a los consejos de mi libro de cabecera “Un Cachorro en Casa” de Ian Dunbar (se lo recomiendo a todos aquellos que tengan pensado adquirir un cachorro de la raza que sea), le he dado la comida a través de unos juguetes de la marca Kong.

Dada la edad de Jaco, que tan solo cuenta con 13 semanas de vida, come tres veces al día. Generalmente respetamos el mismo horario todos los días, desayunando a las 7 a.m., comiendo hacía las 14:45 p.m. y cenando a las 8:30 p.m., aunque hay días que por distintas circunstancias los horarios pueden variar.

Jaco como buen Beagle, no come, sino que devora; es por ese motivo por lo que cada toma se divide en 3 fases actualmente, tomando cada vez un Kong. Desde el principio tuve claro que para comer Jaco tendría que aprender a esperar, aunque fuera un mínimo tiempo, pero que fuera paciente. Por eso nuestras rutinas de comida consisten: primero, en que Jaco se siente; segundo, le dejo la comida en su cuenco; y tercero, hasta que no le digo “ahora” le impido acceder al alimento. Cuando soy yo quien le pone la comida, ejecuta la rutina a la perfección, con mi mujer intenta saltarse algún paso, pero no lo logra.

Otra cosa que tuve claro desde el principio, era que había que acostumbrar a Jaco a que lo molestaran cuando comiese. Sé que puede sonar extraño, pero creí necesario que Jaco aceptase que alguien metiera la mano en su cuenco mientras come, e incluso que lo empujen o golpeen en ese momento. Y lo creí así, para que Jaco no se revuelva tirando una dentellada a la persona que lo molesta, porque esa persona puede ser un niño, que en su afán de jugar con el perro, o de investigar, meta la mano en su cuenco para averiguar que es lo que come Jaco.

Bueno, para terminar la entrada creo que lo mejor es ver como come Jaco, esta vez lo alimenta su dueña.

Categories: Vida diaria, Videos | 4 Ladridos

¿Amigos de Jaco?

IMG_0133.JPG

¿Quieres ser mi amigo?

Como últimamente recibimos comentarios de muchas personas que se acercan a ver como nos va a Jaco y a mi, e incluso alguno nos ha mandado fotos de su Beagle. Le he sugerido a Jaco que hagamos una sección de amigos en la bitácora. A él le ha parecido una idea estupenda, pero prefiere que os preguntemos a vosotros, y según vuestras respuestas se creará la sección, o no.

Básicamente será una página en la que pondremos las fotos de otros perros que quieran ser amigos de Jaco, así que animaos y votad, tan solo hay que seguir en enlace que hay a continuación. (La encuesta se realizará durante esta semana, hasta el día 31/05/2009)

¿Quieres que se cree la sección “Amigos de Jaco”(poll)

Categories: Amigos | Comentarios desactivados en ¿Amigos de Jaco?

¿Quién se parece a quién?

Dice el refranero popular español, “El que a los suyos parece, honra merece”, o “Los que duermen en el mismo colchón, son de la misma condición“.

Antes de ser propietario de una mascota, siempre oí que los perros se parecen a sus amos, y viceversa. Durante muchos años ha sido un recurso cómico habitual de los dibujos animados, el mostrar perros con la misma cara que sus amos, o el mismo cuerpo, o la misma forma de andar. Esta característica se ha empleado por multitud de dibujantes de caricaturas, intentando sacar una sonrisa tanto a dueños como a familiares de los mismos.

Por supuesto siempre pensé que todo lo anterior era fruto del sarcasmo y la hipérbole como elemento humorístico. Como habréis observado, he utilizado los verbos en pasado, porque a partir de hoy he cambiado de opinión, y soy consciente de que los perros se parecen a sus amos, o al revés.

Soy consciente porque ayer, mientras echábamos una siestecita después de comer (bendito fin de semana), fuimos objeto de la cámara en manos de mi mujer, como podéis ver a continuación.

IMG_0130.JPG

Un plano general de la coincidencia

IMG_0131.JPG

Un plano más detallado. ¿Casualidad?

Aunque parezca mentira, podéis ver como tanto Jaco como yo, dormíamos con una mano sobre el pecho y la otra extendida. Os juro que esas imágenes no están preparadas, y que una vez que me desperté aluciné de tal manera que no tuve más remedio que escribir esta entrada.

Y buscando en internet me he encontrado con está entrada en www.perros-enlinea.com en donde se dan más explicaciones, a lo que parece no es tan fantástico.

Y vosotros que pensáis, ¿se parecen los perros a sus amos?

Categories: Vida diaria | 4 Ladridos

La terapia del paseo

Como todos los fines de semana, a eso de las 8 a.m., Jaco ya está rascando la puerta de casa, ávido de su desayuno y de recibir un poco de atención. No está demasiado mal porque logra aguantar una hora más que los días de diario, en los que por motivos de trabajo a las 7 ya estamos con él.

Para no perder la rutina, una vez que él desayuna su ración de pienso, y yo me tomo un café, salimos a pasear. Es un momento magnifico, porque como ya he contado en muchas ocasiones, apenas hay gente por la calle, y todavía no hace excesivo calor, pues aquí donde vivimos, en el Sureste español, ya estamos disfrutando de altas temperaturas.

Los paseos matutinos de un día cualquiera, no suelen tomarnos más de 20 minutos, más que nada, porque por suerte o desgracia, según se mire, tengo que ir a trabajar. Por contra los paseos matutinos de los fines de semana se alargan hasta una hora, o un poco más. Jaco disfruta enormemente con esos paseos, tanto los diarios como los de fin de semana, pues corre, olfatea, se ejercita, defeca, orina, etc… Generalmente esos paseos matutinos nos sirven para desfogar las ansias de ejercicio de Jaco, pues en la mayoría de las ocasiones suele ir sin correa, libre, yendo y viniendo a su antojo, siguiendo únicamente lo que le marca su nariz. No creo que sea capaz de describir con palabra la alegría que emana de todo su ser cuando está correteando por la playa, o por un descampado.

Una vez que volvemos, y pese a que suelo darle agua de las fuentes que surgen a nuestro paso (antes de que alguien diga que soy un guarro explicaré que las fuentes a las que me refiero son las típicas duchas para píes de la playa, no fuentes de donde beban seres humanos), en casa se mete entre pecho y espalda casi un litro. Corretea por el patio diez minutos, jugando con alguno de sus trastos, y luego busca su sitio para dormir.

Ese sueño reparador que se echa, suele durar casi una hora, y no os hacéis una idea de la envidia que me da, porque yo una vez despierto no logro volver a dormirme, y claro me he pegado un madrugón como el de Jaco, y he recorrido la misma distancia que él, tal vez con un poco menos de calor porque yo no tengo su abrigo de pelo natural, pero estoy cansado, que me voy haciendo mayor….

Hoy fijaos si ha venido cansado, que no quería entrar a beber agua, y ha decidido que tenia que echarse a dormir en la calle, justo enfrente de casa, pero en mitad de la carretera. Finalmente ha accedido a entrar, y dormir a la sombra.

IMG_0128.JPG

Jaco llegó tan cansado que se durmió en la carretera

Además de esos paseos “tempraneros”, en los primeros días de Mayo, cuando Jaco comenzó a salir a la calle, solíamos dar otro paseo a mediodía, de unos 20 minutos, pero hemos tenido que cortarlo debido a las inclemencias atmosféricas. Hace demasiado calor a eso de las 15:15 para salir a la calle, no hay un alma, está todo más desértico que las mañanas de los domingos temprano. Así que ahora, salimos a un solar que hay a 100 metros de casa para intentar que Jaco se alivie, aunque generalmente no lo logra y lo hace en el patio de casa, y vuelta al refugio sombrío del hogar donde la temperatura es suficientemente agradable. Los 10 minutos que estamos en la calle son agobiantes para Jaco, no ha puesto una pata en la calle y ya está hiperventilandose, y en lugar de andar, parece que se arrastra tras de mí; y como a mi también me costaba horrores el salir con esa “chicharrera” decidí cortarlos hasta que vuelva el frío otoñal, y no padezcamos ni Jaco ni yo.

El otro paseo importante del día es que damos por las tardes, una vez que la temperatura es mucho más agradable, y he vuelto del trabajo, hacia las 20 ó 20:30. Ese paseo es, a diario, el más agradable que damos, pues nos permite disfrutar del tiempo juntos, jugando, corriendo, saltando, escondiéndonos, y haciendo muchas otras cosas juntos. Es en esos paseos de hora y media, cuando nos encontramos con otros perros, lo que permite a Jaco socializarse, y a mí hablar un poco con los dueños; es cuando nos encontramos con niños que quieren acariciar a Jaco, y este se tumba panza arriba y se deja manosear; es cuando practicamos como cruzar la calle y la carretera, manteniéndose Jaco parado hasta que le doy la orden; es cuando disfrutamos juntos de unas preciosas puestas de sol; cuando Jaco es un desobediente en ocasiones; es cuando realiza allanamientos para saludar a otros perros o tan solo seguir algún olor que le llama la atención. Y lo que es más importante, es el paseo que le ayuda junto con el de la mañana a hacer el ejercicio necesario para ser un perro equilibrado en lo físico y en lo mental.

IMG_0097.JPG

Los paseos vespertinos sirven para conocer a otros perros

Es gracias a estos paseos, y al desgaste físico al que someto a Jaco, y que yo mismo también padezco, a lo que achaco que Jaco no suele morder cosas en casa, y duerme por las noches como un bendito, y yo mejor no os lo cuento….

Categories: Vida diaria | 4 Ladridos

¡¡¡¡CRISIS TOTAL!!!

Hemos vivido una de las mayores crisis hasta ahora en la vida de Jaco, y en la mía como propietario de un cachorrito. Jaco ha tenido sus primeras garrapatas.

Eran las 16:20 Hora Zulú (H.Z.), cuando había terminado de comer, así como después de que Jaco hubiera hecho sus necesidades, nos disponíamos a echar una maravillosa siesta. Jaco salto a mi regazo, e intento acomodarse para el descanso que se avecinaba. Mientras comencé a acariciarlo suavemente, como suelo hacer, algo me alertó.

Era un punto marrón en el reverso de su oreja, que parecía el icono que Spiderman lleva en su pecho. Pegué un bote, lo cual hizo que Jaco se alertará, a partir de ahí comenzó el momento de histeria, que no fue colectiva, pero si masiva en mi persona. ¡Dios, ¿qué es eso?!, grité, y mi mujer, que es especialista en sobresaltarse con bichos, subió las piernas al sillón preguntando, “¿dónde, dónde?”

Una garrapata, o al menos eso creo”, dije intentando calmarme, pero sin poder evitar la repugnancia que causaba en mí interior el parasito. Creo que mi propio desconocimiento de la materia hizo que me pusiera más nervioso si cabe; pero mantuve la compostura, ya sabéis, eso de que la “procesión se lleva por dentro”

¿Cómo se la quitamos?, pregunté.

Tengo entendido que con aceite, contestó mi mujer.

Me fui a la cocina, y eché una buena cantidad sobre una gasa. El problema vino a la hora de aplicarle el aceite en la oreja a Jaco, no se estaba quieto de ningún modo, así que reclamé la ayuda de mi esposa.

Mientras sostenía una salchicha en mi mano, con Jaco echado sobre el suelo, mi mujer empezó a ahogar a la garrapata en aceite. El parasito comenzó a contraerse, pero no se soltaba. En ese instante, y dado que Jaco estaba destrozándome la mano, porque ya no quedaba salchicha que comer, éste se removió, y por ello vimos que había una segunda garrapata en el exterior de la misma oreja.

Repetimos la operación con la recién descubierta, es decir, anegamos en aceite al asqueroso bicho. Lo mismo que antes, el parasito se contrajo pero no se soltó.

Eran ya las 16:50 H.Z., ya llevábamos más de media hora intentando erradicar los cuerpos extraños del pobre Jaco, y creo que por culpa de mi histeria contenida y trasladada a mi perro, Jaco no se quedaba quieto ni un segundo, lanzando dentelladas en cuanto intentaba sujetar su cabeza contra el suelo una vez más.

IMG_0117.jpg

El punto marrón es la puñetera garrapata

Ya no puede aguantar más, y dado la hora tomé una decisión más que oportuna a mi entender. Le puse la correa a Jaco, y nos presentamos en el veterinario, pues abría a las 17:00 H.Z.

Una vez allí, y tras explicar lo que ocurría, el veterinario se deshizo de ellas en 5 segundos. Pero lo más importante, es que me explicó como han de ser quitadas las garrapatas para evitar producir daño a nuestra mascota.

1.- Hay que echar aceite o alcohol sobre el parasito, de esa manera lograremos que despegue la mayoría de su cuerpo.

2.- Si la garrapata no se soltase sola con la maniobra anterior, tendremos que retirarla nosotros. ¿Cómo?, pues hay que agarrarla y tirar de ella, girándola en el sentido contrario a las agujas del reloj. De esa manera evitaremos que se quedé la cabeza de la garrapata en el cuerpo del perro, lo cual podría producir una infección posterior.

Con la lección aprendida, volvimos a casa. Una vez allí se bebió casi un litro de agua, y se tumbó a mi lado, mientras yo escribía esta entrada. Jaco estaba destrozado y agotado, no sé si por la tensión de la visita al veterinario, por el paseo bajo el sol abrasador (había 32º y un 85% de humedad), o por los nervios que yo había pasado, pero a los 30 segundos estaba dormido y roncando, tan fuerte que me parecía tener un aserradero a mi lado.

IMG_0125.JPG

Jaco se durmió nada más llegar...., pero en el sofá

Parece que todo ha terminado bien, Jaco está libre de parasitos de momento con un nuevo collar antiparasitario, pero a mí ahora me pica todo el cuerpo, y ya me he dado 3 duchas…..

P.D: ¡Ah! Jaco pesa ya 6,20 Kgs., luego está perfectamente de peso, con lo que ya se me ha quitado la paranoia que tenía últimamente con eso.

Categories: Vida diaria | 5 Ladridos