browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Noa2, la mamá de Alice se presenta

Publicado por en 14 agosto, 2013

El lunes os presentamos a Alice, una de las dos beagles de Estefanía e Israel. Hoy le toca el turno a su madre, Noa, así que vamos al lío!!.

¡¡¡¡Hola Ruben, hola Jaco y orejones!!!!!

Soy Estefanía y soy una seguidora de esta página desde hace mucho. Ahora mismo también os sigo por Facebook y a ver si me puedo unir en alguna quedada, con mis orejonas.

Hacía mucho que quería escribir, la presentación de mi mejor amiga y compañera.

Se llama Noa, es una Beagle de 3 años, que llego a nuestras vidas hace 2 años y 4 meses.

Pero creo que, quien mejor que ella, para contar su historia 😀

¡¡¡Hola Ruben y orejoness!!!

Me llamo Noa  y soy una Beagle tricolor de 3 años. Os contare mi llegada a mi hogar y como han transcurrido estos 2 año y 4 meses con mi familia y mi estreno como mamá. Guaff guaff

080613_1636_prueba1.jpg

Hace 2 años en verano, mi antiguo dueño, un militar. Me tuvo que regalar, porque le habían llamado para una misión. Como no tenía con quien dejarme y no podía cuidarme, decidió regalarme a alguien que me iba a querer y cuidar.

En eso días, mi antiguo dueño recibió la llamada de mi papa Rubén (se llama igual que el tuyo, Jaco). Tras una charla muy minuciosa, concretaron el día para que, mi papa Rubén, fuese a recogerme.

Cuando llego una tarde mi papa, yo corrí a su lado y le di lametones. Aun lo recuerdo, estaba muy feliz. Rubén, mi padre es el dueño y diseñador de una tienda de mueble de exterior. Así que después de recogerme, me llevo allí.

Allí estuve oliendo todo y explorando la tienda. Lo que más me gusto, fue el campo que tenía enfrente de la tienda. Mi padre me quiere mucho, aunque cuando llegué, como no estaba muy bien acostumbrada, les dejaba miles de regalito de caca y lagunas de pis, por la tienda.

080613_1636_prueba2.jpg

Mi Tía Estefanía (sobrina de Rubén) que estaba conmigo en la tienda, se encargaba de limpiarlos y de jugar conmigo cuando podía. Mi padre Rubén, poco a poco me fue educando y enseñando a no hacer mis necesidades en la tienda. Estefanía me sacaba siempre a dar largos paseos por las calles cercanas y por el campo.

Me encanta pasar los días en la tienda, ya que nunca me aburro. Había días que, como hacía mucho frio, me subía en los sofás. E iba probando, cual era más cómodo y me dormía. Eso sí, cuando Rubén o Estefanía me veía, rápido me bajaba. Otros días cuando Rubén estaba ocupado atendiendo a los clientes, para no molestar, me salía de la tienda y me iba a pasear. Lo que no sabía, es que Rubén se preocupaba mucho y me salía a buscar. Cuando volvía, me regañaba, porque temía que me perdiese o me robaran.

En verano me encanta salir fuera y tumbarme a tomar el sol en la tumbona, suelo o sofás. ¡¡¡ Que hay que mantener este color de Beagle, guaff guaff!!

Eso sí, todo bajo la atenta mirada de mi padre. En verano también me encanta jugar con los niños de la familia. No paran y cada día, hay más al igual que más compañeras de juego, ya que casi toda la familia tiene un pero en casa. También vamos al campo, a lagunas y más excursiones veraniegas con toda la familia.

080613_1636_prueba3.jpg 080613_1636_prueba4.jpg

Hace un año, mi padre me llevo por primera vez a casa de Estefanía. Allí conocí a su hermano Israel. Me encanta jugar con él, ya que nunca se cansa. En este tiempo, me he ido ganado el cariño de los padres de Estefanía. Ya que, me gustaba mucho subirme a la cama de sus padres y dormirme allí. Claro que, eso a ellos no les hacia ninguna gracia, ya que me bajaban inmediatamente. Aunque lo que más me gusta de esa casa, es que el padre de Estefanía, me da de comer mucho. Yo nunca le digo que no, claro, hasta tenemos una señal secreta, guaff guaff.

080613_1636_prueba5.jpg 080613_1636_prueba6.jpg

Este verano con mi padre, conocimos a mi novio un Beagle como yo, muy guapo. Se llama Derek. Como nos llevábamos tan bien y nos queríamos, nuestros padres nos dejaban quedarnos juntos. Hasta que un día de ellos, Derek me dejo un regalito.

Mi regalo, lo fueron descubriendo poco a poco. Estefanía me llevo al veterinario, para confirmar mi embarazo y así fue. Ese día, el ecógrafo nos confirmó la llegada de 6 cachorros Beagle, sobre el mes de octubre. Yo lo único que sentía es que tenía más hambre!!!!

Rubén y Estefanía, se sorprendieron mucho por la próxima llegada de 6 cachorros a la casa. Así que, me empezaron a cuidar, más mimos, más comida y menos ejercicio duro.

Una semana antes de la fecha de nacimiento, fui a vivir en casa de Estefanía. Ya que era, la más cercana al veterinario.

Reconozco que lo de comer más, me gustaba mucho. Pero con el embarazo, no aguantaba mi pis y no podía dormir mucho. Las mañanas las pasaba durmiendo, haciendo pis y por supuesto mendigando comida por la casa guaff guaff.

Un día antes de la fecha final, tuve que volver corriendo a casa con Estefanía. Porque sentía muchas contracciones y dolores. Estefanía se tumbó conmigo en la alfombra y me dio masajillo, para que se me pasara. Yo lo único que hacia es darle lametones.

Estuvo así conmigo, hasta que se me paso el malestar. Ya por la noche mi Rubén vino a verme. Todos, le sugirió que se quedase esa noche a dormir, porque creían que ya iban a nacer los peques. Y así fue, sobre las 2:30 am, empecé de nuevo a sentir molestia. Me puse nerviosa y desperté a Rubén y Estefanía. Estefanía me vio y empezó a preparar todo lo necesario, en caso de ayuda. Sobre las 3, ya no aguantaba más, solo me quejaba y me movía. No encontraba la postura correcta, hasta que empecé a notar algo y empuje, así nació el primer cachorro.

Yo solo veía una cosa negra y blanca moviéndose junto a mí. Estefanía me lo acerco y me indicaba que lo limpiase. Pero yo no sabía qué hacer, así que ella me ayudo.

Yo mientras tanto seguí con las molestias y cuidando de mi cachorro. Después de una hora sin  volver a sentir la molestia. Rubén y Estefanía estaba informándose y vigilando a mi cachorro.

Cuando volví a sentir las molestias, intentaba buscar un lugar para que nazca el segundo cachorro. Ya que el primer lugar, no me convencía mucho. Así decidí, meterme debajo de la cama de Estefanía y mover las cajas de zapatos que había, para hacerme un hueco.

Estefanía me vio y lo entendió, ese lugar me gustaba y allí quería hacerlo. Así que me aparto y me lo fue habilitando para los siguientes cachorros.

Mientras tanto, yo estaba buscando un lugar para el segundo cachorro. Ya en la habitación de Israel, que era la más oscura, nació el segundo cachorro. En tanta oscuridad, casi ni la veía y la intentaba limpiar. Entonces Estefanía se asomó y lo vio, enseguida me llamo y me dirigió a su habitación. Allí ya todo estaba preparado y me lleve a mi segundo cachorro, Rubén trajo al primero. A partir de ahí, todo fue más fácil, ya que sabía que hacer más o menos y los cachorros salían cada media hora.

080613_1636_prueba7.jpg

Rubén se encargaba de vigilar que los cachorros salieran bien, y que no me comiese todas las placentas, ya que eran muchos. Mientras Estefanía, me ayudaba a limpiarlos ya que, a veces no podía hacer nada por el dolor. Y porque, los otros cachorros se movía y temía aplastarlos.

Sobre las 9:30, ya habían nacido casi todos, los 6 cachorros. Israel se había despertado, estaba a mi lado dándome besitos y felicitaciones. Cuando Estefanía le conto que, la segunda cachorra, había nacido en su habitación, mientras dormía. Decidió que, iba a ser suya y la llamaría Alice.

Ya cuando todos estábamos descansando después de tanto ajetreo y cansancio. Sentí molestias de nuevo, otro cachorro venia y más tarde vino otro más. Todos estaban asombrados, ya que solo esperábamos 6 cachorrillos y nacieron 8.

080613_1636_prueba8.jpg

A partir de ahí, solo me pasaba en la camita con ellos dándoles calor y alimentándolos. Solo salía para hacer mis necesidades y comer. Ya cuando pasaron las semanas, salía más, ya que necesitaba estirarme y estos peques ya se movían demasiado.

Ya sobre el mes, me perseguían a todas partes colgados de mis tetitas. Y molestando a los que encontraban por el camino. Ya en esos días, ya estaba un poco cansada de ellos. Así que, me subía a un lugar alto y dejaba que paseasen por la casa, vigilados por Estefanía e Israel.

080613_1636_prueba9.jpg 080613_1636_prueba10.jpg

Más tarde, Rubén y Estefanía, decidieron dar a mis cachorrillos a otras familias. Ya que, éramos muchos y el piso muy pequeño.

Cada vez que venía una nueva familia, me daba caricias y me prometían que lo cuidarían mucho. Muchas veces, nos envían fotos de los cachorros y Estefanía me los enseña.

Ahora, a la que más veo, es a Alice, mi segunda cachorra, que se quedó con Israel. No sabéis, como disfrutan estos dos, vamos no paras. Yo mientras tanto, cuando puedo juego con ella, pero ya estoy un poco más mayor.

080613_1636_prueba11.jpg

Algunos fines de semana, veo al resto de cachorros y salgo a pasear con ellos. Me alegra mucho ver que están bien y que los cuidan. Aunque, muchas veces pase de ellos, ya que son muy juguetones. ¡¡¡No sé a quién me recuerdan!!! guaff guaff.

Espero que os haya gustado mi historia, espero seguir conociendo y leyendo más historias de nuevos y antiguos orejones.

Ya que tenemos muchas cosas que contar, sea la edad que sea.

080613_1636_prueba12.jpg

Muchos lametones de Noa, Rubén, Estefanía e Israel.

Que preciosa historia, desde la acogida de Noa por Rubén, hasta el parto de los cachorros, y por supuesto lo que ya sabíamos de Alice.

Muchísimas gracias por haberlas compartido con nosotros y esperamos que pronto nos podamos conocer en persona.

Lametones para todos, humanos y perros.

Un Ladrido a Noa2, la mamá de Alice se presenta

  1. Sugus

    Me encanta la entrada. Enhorabuena Noa por los peques. Seguro que se lo pasarán genial jugando con todos.

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.