browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Pluto y las dudas de sus dueños

Publicado por en 16 noviembre, 2011

Siguiendo con las presentaciones de amigos, hoy os traemos a Pluto, un beagle que vive en Cantabria. La presentación es un poco escasa, pero dentro del mensaje que nos enviaron hay una cuestión que les preocupa, y que con la llegada de Gabriel a nuestras vidas vamos a intentar contestar.

Por lo visto, Juan y Gloria, los dueños de Pluto, están esperando la llegada de un bebé, en este caso se trata de una niña que se llamará Celia. Lo primero, por supuesto, es felicitarles por la llegada del bebé, y ahora os dejo su mensaje, fotos y un video, para después dar mi opinión sobre la consulta.

Hola, somos Juan y Gloria y tenemos un orejón de 1 año y 4 meses.

image.jpeg

Su nombre es Pluto y es un autentico ciclón.
Nosotros vivimos en un piso en Cantabria y hemos tenido que llevar a Pluto temporalmente a casa de mis suegros ,que tienen un gran terreno, ya que vamos a ser padres.

image-2.jpeg

No nos mal interpretes tenemos intención de traerlo de nuevo pero con mi mujer así nos daba un poco de miedo por que como ya he dicho es hiperactivo y tiene costumbre de saltarnos encima.

image-1.jpeg

Lo que me gustaría saber es si con el tiempo se tranquiliza ya que es un poco trasto y ya ha roto unas cuantas cosas en casa de mis suegros.

Pluto esta capado (nos lo aconsejaron ya que se pasaba las noches ladrando y se escapo “a perra” 2 veces) y tiene un adiestramiento de obediencia básica.

Pero tengo que aprender a portarme un poco mejor por que esta de camino Celia y voy a tener que aprender a cuidarla.
Os dejo un enlace de un video en el que soy la estrella!

Un saludo amigos de los orejones.

Bueno, pues tras las fotos y el video voy a intentar dar respuesta y comentar las inquietudes de Juan y Gloria. Como siempre he mantenido, mis opiniones son mías, y no son ni mejores ni peores, es más, todos los seguidores del blog desde hace ya más de dos años sabéis que no soy más que un dueño novato que se ha molestado por leer, informarse, y comentar con otros dueños, y lo único que hemos contado han sido nuestras propias experiencias, las cuales pueden se útiles para muchos dueños, pero no tienen porque valer para todos los perros, pues cada animal es completamente distinto a otro, con su propia personalidad, influencias de entorno y educación.

Dicho lo anterior, en el caso de Pluto, creo que estáis cometiendo un error al alejarlo de su entorno por la llegada de Celia. Es comprensible que Gloria como madre quiera proteger al bebé lo máximo posible, pero cambiar el entorno es una clara señal hacia Pluto para que vea en la llegada de Celia una amenaza en su estatus dentro de la casa.

Si hasta ahora Pluto (que encima ha recibido un adiestramiento bueno) estaba en casa con vosotros y compartía con vosotros su vida ¿Por qué ahora hay que sacarlo de su rutina? Si realmente lo que os preocupa es el tema de que Pluto se suba sobre el bebé, evidentemente sois vosotros los que tenéis que evitar que Pluto se quede a solas con Celia, y tened en cuenta que ese interés es fruto de la novedad; si no contribuís a presentar al bebé a Pluto, este cada vez tendrá más interés por saber que es eso tan especial que él no puede ver, ni oler, ni tocar, y aprovechará el mínimo descuido para satisfacer su curiosidad, lo cual puede ser más perjudicial que si seguis un programa de presentación, consistente en unos pasos sencillos tales como:

1.- Dejar el primer o primeros pañales del bebé a su alcance, para que Pluto vaya conociendo el olor que el bebé tiene.

2.- En el momento en que Celia llegue a casa, lo primero es saludar los dueños al perro, sin injerencia por parte del bebé. Lo mejor es que alguien se quede cuidando del recién nacido mientras vosotros saludáis al perro, y que paséis al menos 5 minutos de re-encuentro con él.

3.- Una vez que el perro esté más tranquilo tras vuestro re-encuentro, será el momento de presentar al bebé al perro. Esta operación tiene que realizarla el dueño con el que el perro tenga más afinidad, o el que haga más tiempo que no ve (en el supuesto de que lleve sin ver a la madre desde el momento del ingreso, ella será la indicada para presentar al nuevo miembro de la familia).

4.- La presentación tiene que ser controlada por los 2 dueños, permitiendo al perro que olfatee al recién nacido, incluso tocando con la nariz partes del cuerpo que no revistan problemas para la niña, como por ej. los pies, el cuerpo, etc…, evitando que toque con su nariz cara, manos, etc…

Creo que siguiendo estos consejos, Pluto se convertirá en el compañero de juegos y guardián de Celia, como nuevo miembro de su manada, pero si lo mantenéis alejado en casa de los padres de Gloria, y luego lo intentáis meter en casa de nuevo, si que podéis enfrentaros a una situación de celos, pues debido a la llegada de Celia, Pluto fue desterrado.

Por supuesto nunca se debe dejar a un menor de 1 año a solas con el perro, no ya por lo que el animal le pueda hacer al bebé, sino también por lo que el bebé pueda hacerle al perro tirándole de las orejas, pellizcándolo, etc…

Espero que estos consejos os sean de utilidad, y Pluto pueda volver a casa antes de la llegada de Celia, y tranquilos, con la edad se tranquilizan, pero es necesario que el perro se canse y desahogue su energía fuera de casa, y que mejor que un largo paseo con el bebé en su cochecito para cansarlo…

11 Ladridos a Pluto y las dudas de sus dueños

  1. Reyna Torres

    Por favor vean la presentación de Gabriel y Jaco, es muy enriquesedora.
    Además Celia es la que acaba de llegar y es la que se debe incluir en la manada, Pluto ya estaba ahí y no merece ser excluído de su hogar.
    Los niños que crecen junto a un perro (que además está bien entrenado) crecen más equilibrados y por ende más felices.
    Suerte y recuerden que van a ser amigos por muchos años y deben aprender a convivir.

  2. Mª Jesús Yepes

    Hola Juan, Gloria y Pluto!
    Bienvenidos.
    Leyendo esta entrada me he dado cuenta de por qué los perros son tan felices, y es porque no le dan tantas vueltas a la cabeza, como hacemos nosotros los humanos.
    Deciros que espero que contando mis experiencias vividas con Xana os resuelva las dudas que teneis en cuanto a tener a Pluto en casa o no.
    Yo estoy segura de que Jaco sabía que algo nuevo iba a suceder en su familia humana, no sabría que era un hermanito el que llegaba, pero desde luego estando al lado de su amita, se daría cuenta de cómo iba cambiando el cuerpo de su amita, de que su olor era diferente y que había ciertas cosas que su amita ya no podía hacer con él y sin embargo las aceptó muy bien. Incluso, Guía me había comentado que normalmente no la esperaba en los paseos y que cuando estaba en la recta final de su embarazo, Jaco la esperaba porque ella ya no podía caminar tan rápido como antes. Son muuy inteligentes.
    Yo no tengo hijos, pero también hemos pasado por experiencias en las que no sabes cómo va a reaccionar tu perra. Yo no tengo un ciclón, yo tengo un huracán. Una perra acostumbrada a que yo sacrifique todo mi tiempo libre a darle largos paseos, a llevarla al campo para que corra libre, porque no hay manera de cansarla. Los que la conocen saben que no estoy exagerando.
    Bien, el año pasado, yo me tuve que operar de un ovario y enseguida pensé cómo llevaría Xana lo de pasear menos y por supuesto, la familia también opinó, que se me iba a subir, que me abriría la herida; mi madre quería estar todo el día aquí y yo soy una persona muy independiente, que pide la ayuda justa y mi perra en mi vida, es una prioridad. Así que nada de perra fuera de casa, mientras yo me recuperara y os quiero contar cómo nos fue. Cuando yo llegué del hospital, lo que hice fue sentarme en el sofá y ponerme un cojín delante de la herida, porque si ya me salta encima cuando apenas hace dos horas que no me ha visto, imaginaros después de tres días. Cuando la trajo mi marido, yo pensé … uff, que de saltos va a dar… pero ella ya se lo olió, vino corriendo hacia mí, se subió al sofá y empezó a olfatearme la zona donde tenía la cicatriz, con cuidado, sin saltos. Cuando me levanté con el cojín por delante puesto, fue a saltar y me di la vuelta y le dije ay!, no sólo no volvió a hacerlo, sino que además los días que yo estuve en reposo, los pasó tumbada a mi lado. Y fueron muchos días de paseos muy cortos, pero en cuanto llegaba, se tumbaba a mi lado y no cogía juguetes, ni pedía jugar.
    Una de mis primas tiene dos gemelas y desde que eran pequeñitas nos hemos juntado siempre a comer y yo he llevado a Xana. Ella se acercaba al carro, las olfateaba y cuando empezaron a caminar, pues tuvimos que estar pendientes de que no saltara porque las podría tirar al suelo. Se le dijo un par de veces y aunque las gemelas son más trastos aún que Xana, jamás hemos temido que pueda tirarlas, una vez le hemos explicado como jugar con ellas. Y no es que Xana tenga mucho contacto con niños.
    Y os voy a poner un último ejemplo que me dejó flipada con ella. Un día mi cuñada nos invitó a comer a su casa, en el jardín, claro yo pensaba que estaríamos solos, pero llegaron unos amigos suyos que tenían un niño que más que andar, daba traspies. Xana estaba con una pelota y el niño la quería y yo ahí me puse tensa y pensé… madre mía, vamos a tener que estar comiendo todo el rato con la perra atada y pendiente del niño. El niño que está muy acostumbrado a los perros, metió la mano en la boca de Xana, cogió la pelota con tanta seguridad que Xana le abrió la boca, se la dejó coger y eso sí, luego me miró gimoteando porque se la había quitado. Cómo no estaba tranquila del todo, pero era yo, no los padres del niño, entonces me dijo el chico, relajate y deja que ellos se entiendan, ya has visto cómo ha reaccionado la perra. El resto de la comida fue estupendo porque el niño le abría la boca a Xana, le metía la pelota y cuando volvía a quererla, se la volvía a abrir y se la quitaba. Y Xana estaba tranquila y feliz, jugando con el niño.
    Pero si vosotros alejais a Pluto ahora, él no va a entender el por qué.
    Si últimamente habeis leido el blog, no son Rubén y Guía los únicos que han sido padres, también lo ha sido Lur y Jesús González y su esposa y todos están encantados por como los orejones se han hecho al nuevo miembro de la familia.
    Espero que disfruteis de vuestra paternidad con vuestro amigo más fiel.
    Un saludo.
    Mª Jesús.

  3. vero

    Yo a veces soy demasiado “burra” para hablar, pero soy de estas personas que o dicen lo que piensan o lo dicen y si no reviento, he visto como ha pasado taaaanto tiempo hablando de los beagles y seguro que el pobre perro habrá pensado lo mismo que yo: “bla bla bla- bla bla bla”, he llegado a oír en el vídeo, que el beagle no es un perro para tener como primer perro, ya le está poniendo una traba al animal, pues si no lo he entendido mal, Rubén es dueño primerizo de perro y por primer perro tiene un beagle, creo que no puede ser más feliz, porque no solo pienso que es un gran dueño y se compenetra a las mil maravillas con su beagle, si no que gracias a eso está viviendo experiencias que nunca hubiese vivido con otra raza, por que si en algo podemos estar de acuerdo todos, es en que un beagle tiene algo especial que no se puede explicar y que te cambia la vida, es más que una mascota, tienen esa ternura, esa inocencia y ese punto travieso que recuerdan tanto a los niños… pero es necesario que sus dueños sean personas pacientes y comprensivas, firmes pero cariñosos, tranquilos pero activos… y es un equilibrio muy difícil de conseguir.
    No me quiero hacer impresiones, infundadas simplemente en lo que pueda ver, pero siempre bajo mi modesta opinión, no me gusta que el perro que ya vivía ahí, se tenga que ir de su casa, creedme que también he tenido ese tipo de experiencia, en la que he dicho: “hay dios, las perras” y las perras no han heco nada.
    Sin ir más lejos, mi sobrina y sus amigos vinieron a jugar a casa, mi sobrina nunca había tocado a mis perras porque era demasiado pequeña y les tenía miedo, pero poco a poco se le ha ido pasando y ahora tiene 4 años y pasó toda la tarde jugando con sus amigos y mis dos beagles, las que pusieron más cuidado en el trato con los niños que los niños en ellas, estaban jugando a apresar un palo, lo tiraban, ellas lo recogían, corrían para que los niños las siguieran y los niños les sacaban el palo de la boca como si fueran peluches, se portaron como “hermanas mayores” durante un juego muy intenso y con niños muy pequeños.
    Otro día iba por el campo y encontramos un rebaño de ovejas, mis perras corrieron hacia ellas y yo pensé hay dios!!! qué van a hacer??? yo corrí detrás de ellas y cuando llegaron donde las ovejas una las miró curiosas y la otra se puso a oler el hocico de una de las ovejas que extrañamente también se quedó un buen rato oliendo el hocico de mi perra, así pasaron un buen rato, y después nos fuimos y la oveja se vino unos metros detrás de nosotros, fue muy gracioso.
    Cierto es que el obstáculo lo pone el dueño y es el dueño el que debe saltarlo, en ningún caso deberían pagar justos por pecadores.
    Otra cosa y eso vuelven a ser cosas mías, si me equivoco, pido perdón de antemano, pero he visto además que en el vídeo le habla al perro como si fuese un sargento de la armada, el perro no es un soldado, es un ser vivo, el adiestramiento debe ser como un juego, no he visto nunca que una madre por ejemplo juegue con sus hijos en ese tono, es poner al animal en una tensión innecesaria, creo que se debe crear un ambiente relajado y tranquilo durante los paseos y dejar a los perros ser perros, es mi humilde opinión.

    Creo que aunque no lo he dicho expresamente, he dejado claro lo mal que veo que saquen al animal de la casa, no es un mueble!!!!

    Bueno espero no haber molestado a nadie con mi opinión, no intento juzgar, solo dar mi punto de vista sobre lo que he podido conocer de este caso.

    Espero que estas opiniones que os damos, os sirvan para atajar vuestras dudas, me quedo con la frase de Mª Jesús, es cierto cuando dice que los perros son felices porque no se calientan la cabeza con lo que va a pasar y lo que no va a pasar, es algo contraproducente, aprovecho para colar una pequeña reflexión de Einstein, en la que decía que no se puede solucionar un problema pensando en él, así que lo más lógico será que probéis y fluya todo de manera natural.

    Saludos.

  4. admin

    Yo ya di mi opinión en la entra y los consejos que pensé oportunos, pero solo por puntualizar, añado una reflexión que ayer dejó Fanny en la entrada anterior sobre el tema de sacar de casa a un perro cuando llega un recién nacido

    “¿A caso la gente se deshace de su primer hijo cuando nace el segundo?”

  5. Pluto

    Hola chicos somos Gloria Juan y Pluto. Lo primero gracias por vuestros consejos y experiencias, nos han ayudado mucho, y contados que habéis sido el empujón que necesitábamos para traer a Pluto a casa.
    Mis suegros viven en una casa a 10 min de nosotros y vamos todos los días a verlo y jugar con el así que el a visto los cambios que experimenta Gloria. Lo vi un día que estaba gloria cepillando y el se tumbo y apoyo la cabeza en la barriga, al momento la levanto la miro y se volvió a tumbar y se quedo dormido encima de lo mas tranquilo. No se algo debió sentir.
    Ya os iremos contando como va todo, muchas gracias a todos de nuevo, un saludo! 

    • admin

      Hola Juan, te puedo decir por mi propia experiencia que el primero que supo en casa que estábamos esperando un bebé fue Jaco. No sé si fue cuestión de ese sexto sentido que tienen los perros, o simplemente por un cambio en el olor habitual de mi mujer, ya sabes que las mujeres en estado comienzan a generar hormonas que antes no producían.
      Creo que si sigues los consejos Pluto disfrutará de Celia y viceversa, yo pienso seguir contando por aquí como evoluciona Jaco con Gabriel, que ayer cumplió una semana, y de momento insisto en que el mejor guardián que tengo es él, no sé para que me compré un aparato de esos de vigilancia de bebés si ya lo tenía a él 😀

  6. eva

    hola!! primero que todo felicidades por el blog! es muy interesante!

    estoy totalmente de acuerdo con tus consejos a Gloria, Juany y Pluto!! es un error sacar a Pluto de casa por este tema!! todo el contrario, pluto tiene que estar en casa para notar todos estos cambios y así formar parte de la familia.

    Los perros son muy listos y notan nuestras energias; y como no, tambien estamos nosotros para educarlos en en estos cambios.

    Tambien pienso que si el perro lo denominan como “hiperactivo” es que necesita mas ejercicio y mas disciplina.

    Yo tambien tengo una beagle y tiene mucha energia pero se adapta a todo. Para mi es importante hacerles largos paseos y jugar con ellos para que saquen su energia ya que ellos lo necesitan.

    ánimo!!!!!!!!! “querer es poder”!! y sobretodo felicitarlos por este bebe que está en camino.

    Un beso,

    Eva

    • admin

      Totalmente de acuerdo con tu comentario Eva, y muchas gracias por las buenas palabras por el blog. 😀

  7. rocio

    No tengáis miedo si se le presenta correctamente n pasará nada, yo la experiencia que tuve con Mika y Torito cuando operaron a mi madre del pecho fue muy buena. Torito como es mas pasota casi no se acercó a mi madre pero Mika cundo vino del hospital la olisqueó con mucho cuidado y no se separaba de ella y tenia cuidado de no ponerse en medio esos dias ni se subió al sofa solo a los pies de mi madre y la verdad que muy muy bien y con una amiga que tuvo un bebe lo mismo se lo enseñamos dejamos que le oliera los pies y la barriga y en seguida se le paso la curiosidad y desde entonces esta deseando que vengan a casa para jugar con la peke que ya tiene 1 año y medio y Mika ahora tiene casi 3 asike no es que tuviera muy buena cabeza por esa época ……… En fin no os preocupeis y no sakeis al perro de la casa que puede ser peor el remedio q la enfermedad. Un lameton desde mi manada!

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.