browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Es un perro cobarde, pero no tonto.

Publicado por en 22 mayo, 2009

Ayer por la tarde, después de nuestro paseo vespertino, fuimos de visita a casa de mis cuñados, pues uno de ellos celebraba su cumpleaños. Evidentemente, Jaco como es un perro con una buena educación, nos acompañó a la celebración, pues el también quería felicitar al celebrante, y disfrutar de un rato de juego con los niños.

Después de pasar un rato largo allí, los niños tuvieron una genial idea, enseñarle a Jaco el canario, de nombre “Pitu”, así que lo pusieron a su altura para que lo viera. Tras olfatear la jaula un rato, intentó cogerlo, lanzando embestidas contra la jaula para hacerlo salir. Ahí dejo una instantánea tomada al azar, en donde se ve a mi sobrino de año y medio, ofreciendo “protección” al pajarito.

IMG_0114.jpg

Balbinete ofrece protección a Pitu de Jaco, ¿o no?

Una vez que el canario pudo superar el susto, aunque creo que pasará unos días sin cantar, Jaco decidió irse a investigar por su cuenta.

Como ya me había avisado a través de Twitter, @luislanz, Jaco tenía que desarrollar su instinto de Houdini, y comenzar a ser uno de los mejores escapistas de la historia, por ese motivo, no tuve más remedio que ir a vigilarlo de vez en cuando, o bien llamarlo para que acudiera, sin más intención que verlo el pelo.

En una de sus investigaciones, Jaco salió del recinto de la vivienda, colándose por un estrecho hueco existente en la parte baja de la puerta metálica. No me di cuenta de esa circunstancia hasta que salí en su búsqueda, y tras llamarlo, lo vi entrar en la casa por ese hueco. Como parecía que atendía a la llamada, pues cada vez que venía obtenía un jugoso premio (trozo de salchicha), lo dejé seguir investigando.

Finalmente, Jaco apareció corriendo hasta donde estábamos, en la parte trasera de la casa. Frenó en seco, se giro, y comenzó a ladrar al aire; no era uno de sus típicos aullidos, eran ladridos en toda regla. La respuesta vino en el aire, eran otros ladridos del Pastor Alemán que vive en la casa de enfrente al otro lado de la calle. Creo que Jaco en su excursión, había transitado por la puerta del Pastor Alemán, y como no debieron hacer buenas pulgas comunes, Jaco salió huyendo, en busca de la protección de la manada que somos nosotros. Así que teniéndonos a nosotros cerca, si que se atrevió a hacer frente a un perro mucho más grande que él; por eso digo que es un cobarde pero no tonto.

Lo que estaba claro, era que Jaco tenía ganas de juerga, porque luego, comenzó a ladrar a una esquina. Tanto mi mujer como yo nos sorprendimos bastante, pues como ya he dicho en varias ocasiones, Jaco es un perro bastante silencioso. Primero pensamos que a lo mejor había algún animal rondando, tal como un ratón de campo, o una salamanquesa, o incluso una cucaracha; pero ninguno de ellos dieron signos de vida por allí. Nuevamente Jaco volvió a ladrar en la misma dirección, en posición defensiva, y con el rabo entre las piernas.

Tras 2 ó 3 acometidas más, descubrimos a que estaba ladrando Jaco; era a un caballito, de esos para los niños. El caballito, era de peluche, con una estructura de madera a sus píes, que le hacía elevarse hasta el metro y medio sobre el suelo, y pienso que debido a que era “peludillo”, Jaco pudo pensar que era un perro grande, y por eso lo increpaba, sobre todo después de su experiencia con el vecino. Eso sí con más miedo que vergüenza.

5 Ladridos a Es un perro cobarde, pero no tonto.

  1. dioghenes

    De veras he pasado unos minutos divertidos poniéndome al día de las andanzas de Jaco y, por qué no decirlo también, de las de su manada. Me ha hecho muchísima gracia el último “episodio”, en el que vuestro cachorro muestra que es un animalito listo y valiente, hasta cierto punto, pasado el cual yo no lo tacharía de cobardica, sino de cauteloso.
    Vamos, que tenéis un beagle típico, con todas las cosas buenas y las menos buenas de su especie, pero que, en definitiva, lo hacen adorable.

  2. mparrales

    La verdad yo tengo un perro beagle y aparte de cobarde es demasiado tonto

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.