browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

¡¡¡Jodio peludo!!!

Publicado por en 14 mayo, 2009

En el día de hoy me he llevado un susto de campeonato, os cuento porqué.

Como ya dije ayer, Jaco ha comenzado a dormir en el exterior de casa, que para eso le compramos una caseta preciosa de madera que todos habéis visto. Esta mañana cuando hemos abierto la puerta, Jaco, que estaba dormido en su sitio, se despertó y ha venido corriendo hasta mi, dando sus habituales muestras de alegría por vernos, desperezándose, estirándose, moviendo el rabo de forma frenética. Desayunamos y nos hemos ido a dar el paseo matutino habitual.

A la vuelta del paseo, lo he dejado nuevamente en el patio, disfrutando de una galleta para perros, pues yo tenia que ducharme y vestirme para irme a trabajar.

Con todo listo cuando me iba al trabajo, he salido de casa, y tras cerrar la puerta, para despedirme he comenzado a buscar a Jaco. Tengo que decir que por desgracia, mi patio no es de un tamaño similar al de los viñedos de Falcon Crest, sino que tan solo tiene unos 25 metros cuadrados, pero por mucho que he mirado no lo veía. No estaba en su caseta, ni se había metido en la bandeja de mi scooter, ni tampoco estaba bajo la mesa de exterior, y pese a haber dicho su nombre en un par de ocasiones nada se movía, todo estaba en calma, excepto yo.

Que agobio me ha entrado de repente, todos los momentos que hemos pasados juntos ha pasado por mi cabeza, como proyectados en “filminas“, y he comenzado a pensar que algún Hijo de P…., me había robado a Jaco; o bien que se había escapado pasando por debajo de la puerta, lo cual es prácticamente imposible, a no ser que tenga superpoderes y sea como Reed Richards, pudiendo deformar su cuerpo a su antojo.

Desesperado, amargado y taciturno, he buscado el teléfono para llamar a mi mujer y darle la mala noticia; de la nada, bostezando con toda su boca, y tocando el suelo con una lengua que sorprende por su longitud, con total indiferencia y como si nada pasara, Jaco ha aparecido.

Con la alegría que me ha dado he comenzado a acariciarlo y achucharlo, pero luego lo he reñido (solo verbalmente) por el susto que me ha dado. El muy capullo, se había quedado dormido en una de las sillas de exterior que tenemos, y me era imposible verlo, y ni por asomo he pensado que estuviese allí, porque hasta ayer no era capaz de subirse el solo, pero parece que ahora tiene muelles en sus patas y sube sin problemas.

¡¡¡¡Jodio Peludo!!!, como está creciendo el cabrito….

Y mañana…., Jaco cumple 3 meses; mis impresiones hasta ahora…

IMG_0093.jpg

Aquí es donde se había escondido el orejón

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.