browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

La inhibición de la mordida (I)

Publicado por en 17 febrero, 2010

Como no es la primera vez que se me pregunta por el tema, bien a través del correo electrónico, bien por otro medio, hoy voy a intentar explicar lo que es la “inhibición de la mordida”.

Como yo no soy experto alguno en estas cosas, como ya he explicado en una infinidad de ocasiones, voy a basar toda mi explicación en mi experiencia con Jaco, y en los consejos del Dr. Ian Dumbar, veterinario experto en comportamiento animal, y autor del libro “Un cachorro en casa” (KNS Ed. ISBN 84/934609/3/1). Para mí este libro es con lo que cimenté mis conocimientos sobre perros, y el que he utilizado para educar a Jaco en este primer año de vida, pues me parece un libro que explica con sencillez cuales son los problemas a los que hay que enfrentarse cuando llega un cachorro a casa, y como darles solución. Ahora si, después del rollo de introducción vamos a hablar de la inhibición a la mordida.

Que un cachorro muerda es normal, natural y forma parte del comportamiento habitual del cachorro, que juegue a morder es el modo de que desarrollen una adecuada inhibición del mordisco y una boca blanda. Cuanto más muerda el cachorro y cuanto mejor sea su aprendizaje al respecto, menos peligrosos serán sus dientes cuando sea adulto. Los cachorros que no mordisquean ni muerden, son los que pueden causar daños más serios al llegar a la edad adulta.

La inhibición de la mordida no es ni más ni menos, que enseñar al cachorro a que cuando muerda lo haga cada vez con menor intensidad, llegando al final a tener lo que se conoce como boca blanda. El cachorro tiene que aprender durante su desarrollo que sus mordiscos pueden hacer daño pese a que no tengan una mandíbula fuerte. Cuantas más oportunidades de jugar a morder con personas y otros perros mejor será su inhibición del mordisco cuando sea mayor. En el caso de cachorros que han sido separados de su madre y hermanos demasiado pronto, no han tenido oportunidad de disponer de frecuentes interacciones con ellos, así pues, somos los dueños los que tenemos que enseñarles a inhibir el mordisco.

Una buena inhibición del mordisco no significa que nuestros perros no vayan a gruñir, lanzar una dentellada, marcar con los dientes o morder. Una buena inhibición del mordisco significa que cuando nuestro perro ataque, sus dientes rara vez van a entrar en contacto con la piel, o incluso en el supuesto de que toque piel no cause daño, marcando tan solo el acto del mordisco. La inhibición del mordisco sirve para que si en alguna ocasión un niño provoque a nuestro beagle hasta un límite extremo, éste se reprimirá para no herirle. El perro, al ser molestado por el niño, sólo gruñirá y como mucho lanzará una dentellada sin llegar a tocar al impúber.

IMG_2159.JPG

El mayor problema al que nos vamos a enfrentar es que no podemo s hacer que nuestro cachorro deje de morder de un día para otro, sino que hay que hacerlo de forma progresiva, y en al menos dos etapas bien diferenciadas: primero, inhibir la intensidad del mordisco, y en segundo lugar, reducir su frecuencia de mordiscos.

1.- Inhibir la intensidad del mordisco

Lo primero que tenemos que hacer es enseñar a nuestro cachorro a inhibir la fuerza de su mordida mientras juega. No hay necesidad en regañar al cachorro, ni tampoco aplicarle castigos físicos. Lo importante es hacerle saber que sus mordiscos pueden hacer daño. Cuando el cachorro como parte de su juego nos muerda, un simple “¡ay!” será suficiente; cuando el cachorro se asuste por tu grito, retírate a un lado, para “lamerte tus heridas”, como si te hubiera hecho la mayor lesión del mundo. Después déjale que se acerque, que se eche para pedirte disculpas y después reanuda el juego, verás como ahora el cachorro no morderá con la misma intensidad.

Si esto no funcionase, cuando el cachorro te muerda, repite el grito, y dejando bien clara tu indignación por la agresión, termina el juego, diciendo “¡Se acabó!” y saliendo de la habitación durante un par de minutos, dejando al cachorro aislado. Transcurrido el tiempo, una vez que el cachorro establece la asociación de mordisco doloroso y fin de juego, vuelve a sacarlo del aislamiento y perdonarle por lo hecho. Es importante demostrar que lo sigues queriendo pero que no te gustan los mordiscos que causan dolor. Cuanto más repitas el ejercicio cada vez será menor la intensidad del mordisco.

El siguiente paso es eliminar la presión del mordisco por completo. Mientras estés jugando con él, espera a que te de un mordisco un poco más intenso, y responde al mismo como si te hubiera arrancado el brazo; de este modo el cachorro pensará que hay que ser muy cuidadoso cuando cierre la boca mientras juegue contigo, y eso es lo que queremos, que tenga cuidado cuando juegue con la gente…

Por hoy es suficiente, mañana explicaré la segunda parte, reducir la frecuencia de mordiscos.

15 Ladridos a La inhibición de la mordida (I)

  1. @luislanz

    Este es un mensaje para Don César Millan: Retirate Nen, que llego el “Terror de Mazarron” :D

    Cachondeo aparte, muy buen post, gracias por compartir la experiencia

    Un abrazo,
    Luis

    • Deagolk

      Me alegro que te haya gustado, es una lastima que tus padres no lo conocieran y lo aplicarán, porque de haberlo hecho hoy no darías esos mordiscos! XD
      Muchas gracias y un abrazo fuerte.

  2. mayra

    hola justamente lo que me he preguntado jejeje
    ya que cuando kody juega conmigo le ha dado por morder y en algunas ocasiones me ha lastimado mi mano, no feo pero si me ha dejado recuerditos de moretones ya que no me muerde fuerte pero si me ha marcado.

    y ya intenté lo que comentas aqui y si se sorprende y empieza jugando tranquilo pero se le olvida y zas mete otra vez los dientes jejejeje

    seguiré intentado y si no le quitaré los dientes y se acabó jajajaja (broma)

    gracias por compartir tu expericiencia con tu orejoncito prechocho

    saludos desde xalapa, veracruz, México

    mayra y kody

  3. Guiahermo

    Hola, soy la otra dueña de Jaco, la que no hace el blog, simplemente quiero comentar que fue imposible poner una foto mejor de Jaco, porque como buen beagle hace las cosas cuando él quiere (pese a quien pese). Se pasa el día jugando con nosotros y justo cuando queremos hacer la foto y que se vea que muerde sin apretar, no hubo forma de sacar otra mejor que esa que sale borroso. Al señorito no le apetecía, creo que la fama se le está subiendo a la cabeza.
    PD: fijo que me censuras el comentario, lo estoy viendo NO TE OLVIDO!!!

  4. Casilda

    Mil gracias, ya te lo dije en Fb pero por si acaso….. Ya estoy deseando leer lo de mañana jajaja.Por cierto algun consejo para los primeros paseos? Mil gracias Ruben y un besazo a Jaco

    • Deagolk

      No hay de que, es un honor y un placer explicar lo aprendido en nuestras propias carnes, y que os pueda servir de ayuda.
      En cuanto a los consejos para los primeros paseos, poca cosa te puedo decir. Si que te puedo mostrar como fue el primer paseo de Jaco una vez que lo vacunamos y pudo salir a la calle, no tienes más que entrar en la sección de vídeos del blog (o en la de YouTube de FB) y ver el titulado como “Mi vida con un Beagle 011″, ahí verás como Jaco iba tan campante y sin correa, porque gracias a Dios, vivimos en una zona en la que no hay excesivo tráfico.
      La ventaja es que cuando son tan pequeños siempre quieren complacernos e irán detrás de ti.
      Yo siempre he sido partidario de llevarlo sin correa por las zonas en las que era posible, pues de esa manera el perro disfruta mucho más, aunque claro dependiendo de donde se viva esto es posible, o no, pues hay ciudades en donde llevar a un perro sin correa, e incluso sin bozal, puede suponer una multa.
      Lo que más te va a costar ahora va a ser enseñarle a hacer sus cosas fuera, pues después de haber aprendido correctamente a hacerlo en su sitio en casa ahora tiene que volver a aprender. Para este tema hay varias entradas en el blog en donde conté como lo logré usando incluso técnicas un tanto “agresivas” como en “A grandes males” y también lo respondí en esta otra entrada
      Espero que todas las técnicas te sirvan, pues a nosotros nos funcionaron a la perfección, pero ya sabes, cada maestrillo tiene su…
      Un Saludo

  5. Diana Montoro

    Muy clara tu explicacion. Gracias por los consejos que nos das. Besos

  6. María Salazar

    Tengan cuidado con sus niños por favor!!! hace 8 dias un Beagle mordió a mi niño de 3 años, casi le arranca su orejita y le hizo 5 mordidas muy profundas en toda su mejilla izquierda y cerca de la comisura del labio le rasgó hasta el músculo y tuvimos que someterlo a una cirugía reconstructiva, estamos orando para que el señor resaure sus tejidos.
    ¡¡¡No se confíen!!!!!! si tienen niños chiquitos por favor no tengan perro, ¡¡¡por mas inofensivo que parezcan!!!

  7. Eva

    Mi caso es desesperado, tenemos un perrito que recogimos hará 2 meses. Sabemos que es pequeño y tiene que jugar pero lo de su mordida es exagerado. Lo hemos probado todo: quejarnos, acabar el juego, aislarlo, regañarle…hasta le hemos pegado :-( pero nada funciona. Lo hace en especial por la noche y ya no sabemos que hacer con él.
    He leido tu post pero todo eso lo hemos hecho ya y no funciona. Ah! Y tiene juguetes y mordedores, pero nos prefiere a nosotros, en especial a mí.
    Un saludo: Eva

  8. Montse

    Hola, me parece muy interesante y he cogido varios consejillos para mi cachorro. Tiene dos meses, y es un perro de agua español, y muerde. No muerde mucho cuando juega, ya que le gusta jugar a que le tiremos la pelota y recogerla, y la devuelve sin morder. Cuando muerde sin parar es cuando ando, especialmente yo, no para de morderme los pies, las piernas y los pantalones que lleve puesto; he probado el tshhh, el fuera, el ignorarlo… pero nada, lo llevo colgado continuamente por las piernas, excepto cuando voy a darle de comer, que se convierte en el ser mas obediente del mundo, jejeje.

    Si puedieraís ayudarme, gracias de antemano.

    Montse

  9. cintia vera

    muchas gracias por compatir es de suma importancia para mi ya que mi beagle tiene 2 meses nada más y lo tengo desde muy pequeño de 29 días y es muy energético

  10. mariana

    Mi cachorra debe tener 7 meses y muerde muchísimo, absolutamente todo… era de la calle, y no sé si pasó el tiempo que tenía que pasar con su madre. No sé que hacer, es demasiado dominante

  11. Nblanco

    Hola, tengo um beagle nacido en Noviembre 2013, se que esta muy cahorro y es mi primer perro, me he encariñado mucho con el a pesar del poco tiempo que tenemos juntos, pero me tiene muy pero muy preocupada lo fuerte que muerde… Grito como si me doliera mucho y para por un mini segundo y luego empieza a morder nuevamente. Me pueden dar algun otro truco?

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.