browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Actualizando a Sucre

Publicado por en 4 noviembre, 2013

En Julio del año pasado, tuvimos la suerte de incorporar a Sucre a nuestra lista de amigos. Sucre nos venía visitarnos desde La Plata, en Argentina, y era una preciosa bola de pelo que acababa de llegar a casa de sus amos Victoria y Juan Manuel.

Hoy os traemos una actualización que nos han remitido, en donde se ve que Sucre ha crecido y se ha hecho todo un caballero.

Queridos amigos:

Lo prometido es deuda, dicen, así que aquí estamos actualizando la presentación de Sucre, más de un año después de haber enviado su carta de presentación.

sucre en el parque.jpg

Como se imaginarán, ya no queda nada de aquella pulguita que por las noches nos despertaba porque extrañaba a su mamá perruna. Sucre ya está atravesando ese trance de la adolescencia a la adultez y ahora, me despierta por las noches dando suaves golpecitos en mi cara con su patita y con carita de “¡mamá, necesito salir al patio a hacer mis necesidades, es que no me aguanto!”.

sucre retrato.jpg

Este ha sido un tiempo maravilloso, definitivamente Sucre nos ha cambiado la vida, la hecho más alegre, más feliz. Aunque, por supuesto, hizo de las suyas. En cuanto mobiliario las travesuras de Sucre incluyen: un sillón, tres sillas, su cuna de mimbre de bebé e infinidad de papeles. Pero, y a pesar de estas “trastadas” (como le llaman ustedes), nada puede apañar nuestra alegría de tenerlo con nosotros.

sucre en el auto.jpg

Si bien vivimos en La Plata, yo nací y me crie en un pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires, que se llama Pehuajó. Allí vive mi familia y Sucre pasa sus vacaciones con sus abuelos, es decir, con mis papás. Ellos tienen una hermosa labradora que se llama “Perli”, y Sucre la adora. De hecho, el verano pasado nuestra querida Perli dio a luz a ocho cachorritos maravillosos y Sucre estuvo allí, haciéndole compañía aunque claro, ella no la dejaba acercarse a sus perritos. Pero él lo entendió desde un primer momento y no hubo ningún inconveniente. Eso sí: ni bien los perritos que no se fueron con sus nuevos dueños, aprendieron a caminar, Sucre se ocupó de la ardua tarea de enseñarles a hacer travesuras.

sucre jugando con sus primos de Pehuajó.jpg

Hay algo que me gustaría compartir con ustedes porque me parece genial: en Pehuajó, hay un joven que se dedica a educar perros y que inauguró algo así como una “escuela canina”. Sucre asistió durante las vacaciones y Perli aún continúa yendo. ¿En qué consiste esta iniciativa? Bueno, tres veces por semanas, Ariel (el profesor) los pasa a buscar en el transporte muy temprano por la mañana y los devuelve al mediodía. Tendrían que ver la emoción de Sucre cuando lo veía a su maestro que desde la combi, le decía: “vamos che, que es hora de ir a la escuela”. Durante sus horas escolares, los perritos hacen diferentes actividades al aire libre, juegan entre ellos y el profe les dedica un rato a cada uno para trabajar en sus necesidades particulares, como por ejemplo aprender a pasear.

sucre dando clases de travesuras.jpg

También hacen rehabilitación y funciona como guardería. Las clases pueden ser presenciadas por los dueños que algunas veces van a practicar con sus mascotas. Quizás este tipo de iniciativa sea más complejas de realizar en una ciudad grande (Pehuajó es una ciudad relativamente chica), puesto que es difícil encontrar a alguien de confianza a quien encomendarle la tarea de educar a nuestros amigos orejones, pero me parecía que tenía que destacarlo, ya que Sucre realmente disfrutaba de sus clases.

sucre en la plaza.jpg

Además, el resto del día no podía hacer otra cosa más que dormir, ya que regresaba agotado de correr con sus amigos. Ojalá nuestras mascotas tuvieran más posibilidades de este tipo de recreación. Ahora bien, fuera de sus vacaciones, Sucre pasa sus días en la ciudad de La Plata, donde vivimos. Si bien vivimos en un departamento, hay un parque muy cerca, donde solemos dar paseos. También sigue manteniendo su costumbre de hacer sus necesidades afuera y es muy sociable tanto con sus pares como con los humanos, especialmente con los niños.

sucre en el parque 2.jpg

Por supuesto que su gusto por la comida se mantiene intacto y por el momento, ya ha comenzado a buscar a alguna perrita para conquistar su corazón. Nos alegramos muchos desde que volvieron los posts al blog ya que extrañábamos leer las actualizaciones de Jaco y sus amigos.

¡En buena hora por el regreso! Un gran abrazo para todos y lametones de Sucre para sus amigos. Desde La Plata, Buenos Aires, Argentina

Victoria y Juan Manuel

Victoria, Juan Manuel y Sucre, muchísimas gracias por la actualización y seguir ahí leyendo nuestras aventuras y las de nuestros nuevos amigos. Agradecemos y celebramos que os haya gustado el retorno del blog, y esperamos que ahora que comienza el verano allá tengan un tiempo estupendo de juego y vacaciones para Sucre.

Muy buena la iniciativa que nos comentan sobre el adiestramiento y la guardería canina en Pehuajó, esperamos que sea una idea que se extienda entre aquellos que están buscando la ocasión de montar un negocio en estos tiempos difíciles económicamente hablando.

Lametones desde España para nuestros hermanos argentinos.

Deja un comentario

Copyright © 2009-2011 Mi vida con un Beagle. Licencia Creative Commons. Puede usarse todo el contenido con mención expresa de su origen.